Primera Conferencia internacional Fundación Jérôme Lejeune

Fuimos convocados a la primera Conferencia Internacional de la Fundación Jérôme Lejeune en París. Participaron de la misma la Delegación de la fundación en España, la Jérôme Lejeune Foundation de Estados Unidos y la Fundación Jérôme Lejeune de Argentina.

 

Esta primera conferencia sirvió de base para repasar en profundidad cada una de las misiones de la Fundación: Investigación, Cuidado y Defensa. Nos sirvió para no sólo comprender en profundidad el legado de Jérôme Lejeune si no para también poder ver de qué manera se lleva a cabo en Francia, que actúa como modelo indiscutible de la tarea a desarrollar. 

Pudimos conocer en detalle las investigaciones que se están llevando a cabo y los avances en materia de investigación fundamental. Tuvimos encuentros de primera mano con cada uno de los responsables de las principales áreas de trabajo, compartir sus experiencias nos fue de gran ayuda para dimensionar y planificar el trabajo a llevar a cabo.

A lo largo de este encuentro también compartimos los logros y proyectos de cada una de las filiales, el extenso desarrollo de la investigación en Estados Unidos, el lanzamiento de la Cátedra de Bioética de la delegación española en conjunto con la Universidad Francisco de Vitoria y la apertura de la primer consulta Lejeune fuera de Francia, en Córdoba, Argentina.

Este encuentro, además de ponernos al día con el avance de cada una de las iniciativas de cada país y proyectar el año que comienza, nos sirvió para estrechar lazos entre nosotros y cada una de las representaciones. Si bien existe un diálogo fluido a través de medios tecnológicos, que la situación actual ayudó a consolidar, la experiencia de un cara a cara y compartir espacios y actividades comunes, favoreció la consolidación de este gran equipo, estrechando lazos y generando sinergias.

Por otra parte, tuvimos oportunidad de recorrer las instalaciones del Instituto y la Fundación francesa. Es reconfortante ser testigos de tanta dedicación y profesionalidad puesta al servicio de los pacientes. Cada profesional con el que estuvimos en contacto nos habló de manera realmente apasionada respecto de su trabajo y de la posibilidad de progreso que ven cada día en sus pacientes. Su testimonio y, sobre todo, la actitud con la que compartían sus puntos de vista nos hicieron apreciar la calidad y calidez que se dispensa en el trato al paciente. Mucha energía y mucha pasión puesta al servicio de los demás.

Sin embargo, ¡no todo fue trabajo! Tuvimos oportunidad de compartir grandes charlas fuera del horario laboral, donde también se destacó la importancia de saber disfrutar momentos distendidos y llegar a conocernos más en lo personal, compartiendo nuestras costumbres y diferentes formas de expresarnos. 

Estos encuentros son de gran valor y ayudan a consolidar los vínculos que hacen posible un trabajo más colaborativo y efectivo. Este primer encuentro internacional constituyó para cada uno de los participantes una gran experiencia tanto en lo profesional como en lo personal. Cimentamos las bases de un proyecto de dimensión global, ahora tenemos el desafío de volverlo una realidad.

Publicado en investigación, medicina, sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.